La historia de Capri


 
Para hablar de Capri hay que remontarse a 1940. Fue la época en la que D. Manuel Martinez Mora adquirió en el Paseo de Almería la Confitería denominada La Victoria. Posteriormente, en el año 1963, decidió trasladarse con todo el personal a una nueva ubicación en calle Méndez, comenzando su andadura profesional como Confitería Capri. En ese momento, y como una medida innovadora y pionera, se optó por incorporar la sección de Cafetería en el mismo local, algo que supuso un gran éxito para el negocio y en general para todos los establecimientos del sector, que fueron adaptándose a los nuevos hábitos de los ciudadanos.
En el año 1972 la adquieren como propietarios David Amate Tortosa y Juan Soriano Cruz, que durante muchos años la regentaron junto a sus sucesores, gestándose la mayor época de consolidación del local y en definitiva de la marca Capri. Después, en los últimos tiempos de este ciclo, fue el sucesor de David Amate, su hijo David, el que se ha mantenido al frente de la gerencia de todo el establecimiento junto a su hijo José David que a su vez desarrolla también labores en el obrador como profesional del sector. En la actualidad, desde el 24 de Enero de 2012, ambos regentan el nuevo establecimiento de Confitería Capri en calle Navarro Rodrigo. Un nuevo local que pretende aunar el mejor equipamiento técnico con la tradición artesana de siempre.
 


 

 

David Amate Tortosa

1922 /2010

Perseverante, Firme y Sereno. Son algunas de las cualidades que siempre caracterizaron a este empresario, cuyo mensaje supo transmitir y contagiar a lo largo de su vida a todo el equipo humano que le acompañó en su dilatada trayectoria. Sin duda unas características elogiables como persona y definitivamente imprescindibles para el desarrollo óptimo de toda actividad empresarial.

 
 
 

 
 

La actual gerencia mantiene la tradición


 
 
 

El esfuerzo diario es la única vía para consolidarse y situarse como líder en el sector. Afrontamos con mucha ilusión esta nueva etapa con las instalaciones de la calle Navarro Rodrigo y todo el equipo humano de Capri sigue trabajando duro para responder a esta meta que nos hemos planteado con mucho tesón y profesionalidad. Esta es la manera con la que trabajaba nuestro antecesor y gracias a él, que supo formarnos adecuadamente, esperamos mantener la tradición

David Amate Di Pietro
 
 
 

Tras realizar mi formación en la Escuela de Hostelería me incorporo a Confitería Capri donde aprendo la tradición gracias a los buenos maestros que han dedicado su vida a este establecimiento. En la actualidad, junto a mi padre, tengo el placer y la oportunidad de dirigir el nuevo establecimiento, alternando mis funciones en la elaboración de los productos artesanos Capri con la gestión de dirección. Siendo consciente del esfuerzo que todo ello requiere, lo afronto como un reto ilusionante y de superación cada día.

Jose David Amate Sánchez